viernes, 9 de octubre de 2009

LT 10 la emisora del periodismo nazi


Algunos periodistas de la emisora LT 10 Radio Universidad Nacional del Litoral, parecen discípulos de Joseph Goebbels, practicando a pies juntillas el eslogan del ministro encargado de la propaganda del gobierno de Adolf Hitler en la Alemania Nazi.

“Miente, miente, miente que algo quedará, mientras más grande sea una mentira más gente la creerá.”

Para contrarrestar tanta mentira, existe otro viejo refrán alemán que dice:
"Las mentiras son como la leche, jamás hierve mientras se la vigila".

Por eso es importante decodificar atentamente la información que brinda esta emisora que por su condición de “universitaria”, no puede ignorar que hay una regla básica en el periodismo, que consiste en chequear la información por tres fuentes diferentes por lo menos.

En
http://www.lt10digital.com.ar/home/index.php?acc=ns_fa&id=70636&id_hz=1 se encuentra bajo el título“Detuvieron e indagaron a tres ex militares vinculados a la represión en Santa Fe” desarrollada una información que en uno de los párrafos dice:
“Osvaldo Ziccardi, Jorge Piotti, Carlos Friguerio y Esther Gómez de Ruiz fueron brutalmente asesinados en la casa de la esquina de Las Heras e Ituzaingó por fuerzas conjuntas del Área 212 el 19 de enero de 1977. Sus restos fueron llevados al hospital Cullen y luego trasladados al cementerio municipal. El cuerpo de Ziccardi recién fue identificado por el Cuerpo de peritos de Antropología Forense en el año 2000. Gran mérito de ello lo tiene el periodista Juan Carlos Tizziani, de Rosario/12, que encontró el expediente de esas ejecuciones que fueron tramitados en la justicia y dormían en la Cámara Federal de Rosario.”

Sobre este suceso en el que, según el discípulo de Goebbels, las personas fueron brutalmente asesinadas, sus colegas Mario Andino y Miguel Espinaco escribieron el libro
“Hay un positivo”, que precisamente fue publicado por el Centro de Publicaciones de la Universidad Nacional del Litoral. En el libro los autores recrean en forma teatralizada el procedimiento donde son abatidos los cuatro delincuentes terroristas.

El periodista de LT 10, discípulo de Goebbels, si hubiera tenido la honesta intención de informar (y no de desinformar), antes de publicar la información podría haber acudido a esta fuente, los autores
del libro publicado por la U.N.L.

El periodista de LT 10, discípulo de Goebbels, si hubiera tenido la honesta intención de informar
(y no de desinformar), leyendo el citado libro y estando medianamente informado, habría podido intuir quien es el mencionado como “Contador Roberto Falchini”. Entonces podría haber acudido a esta segunda fuente de información,pidiendo una entrevista al hoy Diputado Nacional.

El periodista de LT 10, discípulo de Goebbels, si hubiera tenido la honesta intención de informar (y no de desinformar), podría haber consultado a muchas otras fuentes
conformadas por vecinos de la ciudad que habitaban en las inmediaciones del lugar del hecho y hasta el los medios escritos de la época.

Todas esas fuentes, le podrían haber confirmado al periodista de LT 10, discípulo de Goebbels, que los cuatro delincuentes terroristas no fueron brutalmente asesinados.
Brutalmente asesinada por la montonera Esther Gómez de Ruiz fue la vecina que no quiso permitirle el acceso a su departamento.

"Las mentiras son como la leche, jamás hierve mientras se la vigila".

Recuerdo que en una oportunidad me llamó un periodista de esa emisora preguntándome como sabía yo tanto sobre aquellos años, intuyendo él que yo pudiera haber pertenecido a algún “servicio”. Me limité a responderle:
“Sergio, Sergio, yo soy demasiado viejo, a esto no me lo contaron, a esto yo lo viví.”

El periodista de LT 10, discípulo de Goebbels, puede contarles mentiras a los jóvenes mas ingenuos.

Los más viejos,
vigilamos la leche para que no hierva.

Por Orlando Agustín Gauna

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada