lunes, 12 de octubre de 2009

CARA Y SECA DE UNA MISMA HISTORIA


El domingo 5 de octubre de 1975 en la calurosa tarde formoseña se fraguaba una traición.
Los conscriptos del Regimiento Nº 29 volvían al retén luego de un partido de fútbol. Eran jóvenes de 20 años que se hallaban realizando el Servicio Militar Obligatorio en cumplimiento de una ley de
la Nación. Algunos de ellos tenían un buen nivel de instrucción formal, como el santafesino Mayol, que estudiaba Derecho; otros, como el "Negro" Luna, en cambio, estaban aprendiendo a leer y escribir en el cuartel.
Mientras algunos conscriptos dormían y otros estaban ya duchándose, el santafesino Mayol -famoso por sus bromas- le arrebató el fusil a su compañero del Puesto de Guardia Nº 2 y abrió los portones para permitir el ingreso de 5 camionetas que transportaban unos treinta terroristas fuertemente armados.
El primer vehículo se dirigió al Puesto de Guardia Nº 1, cerca de la Guardia Central, donde el sargento Víctor Sanabria estaba intentando operar una radio, y al descubrirlo lo mataron para cortar toda comunicación con el exterior.
Simultáneamente, otro pelotón de montoneros entró al dormitorio de la Guardia y mató a 5 soldados que estaban durmiendo.
Otros conscriptos murieron en las duchas, alcanzados por las granadas arrojadas desde las ventanas del baño.
Conducidos por el conscripto entregador Luis Roberto Mayol, los subversivos sabían bien dónde se hallaban los depósitos de armas y de municiones.
Cuando se acercó un subteniente que había oído los disparos Mayol le apuntó con su FAL pero el arma se trabó y el oficial abatió al traidor.
El "Negro" Luna se hallaba de guardia en la Compañía Comando cuando de repente 5 terroristas saltaron de una de las camionetas y lo encararon.
-Rendite, negro, que con vos no es la cosa.
-Acá no se rinde nadie, mierda
Respondió Luna con su fusil en la mano mientras intentaba replegarse sobre el fondo de la Compañía, dándole tiempo a sus camaradas de reaccionar. Hubo un intercambio de disparos hasta que fue alcanzado por una ametralladora desde una de las ventanas del baño.

El lunes 5 de octubre último en la Provincia de Formosa se conmemoró el día del SOLDADO FORMOSEÑO. Todos los medios de comunicación de esa Provincia dieron amplia difusión a los detalles del acto recordatorio que contó con la presencia de las máximas autoridades locales.

El resto del país minimizó o silenció la información.
Pero el hecho ocurrió. Se rindió homenaje a los valientes soldados que defendieron el cuartel y a su bandera, hasta perder la vida.

El otro lado de la misma moneda se ve en la Provincia de Santa Fe.
Se levanta un monumento al fusilador Ernesto “Che” Guevara. Principal instigador del terrorismo en el continente sudamericano.
En los establecimientos educacionales de
la Ciudad de Santa Fe, haciendo un panegírico de los terroristas, se colocan placas con los nombres de algunos de los integrantes de estas jaurías sedientas de sangre.En la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del litoral, una placa tiene inserta el nombre del soldado traidor ROBERTO MAYOL.
De este Judas de la década del ´70, Jorge Pedraza hace un panegírico, llamándolo estudiante, asesinado. http://www.estanpresentes.com.ar/

Son las dos caras de una misma historia.

Unos evocan a las victimas del terrorismo.

Otros elogian a los terroristas.

Orlando Agustín Gauna

Ir a la Portada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada