sábado, 12 de septiembre de 2009

Patricia Isasa debería exiliarse…


Patricia Isasa debería exiliarse…

Si. Debería exiliarse si tiene miedo de “las graves amenazas que ha recibido”. Debería exiliarse por que su seguridad no está garantizada por el Estado. Como tampoco lo está la seguridad de ninguno de los argentinos.

Cuando un ciudadano es objeto de amenazas, no basta que el Señor Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia de Santa Fe exprese su “más enérgico y contundente repudio a las amenazas”, determinando tácitamente a los autores, lo que implica descartar otras hipótesis investigativas. http://www.porsantafe.com.ar/index.php/gobieno/2395-el-gobierno-provincial-repudio-amenazas-a-patricia-isasa.html.

Las “graves amenazas”, se denuncia que fueron recibidas por mensajes de texto telefónico.

La tecnología actual permite determinar desde que línea telefónica (fija o celular) se enviaron los mensajes. También se puede determinar a qué otros teléfonos de enviaron mensajes o llamadas desde el mismo aparato telefónico. Y siguiendo la línea investigativa, se puede determinar de manera inequívoca quien es la persona responsable del teléfono del que partieron los mensajes denunciados como intimidatorios.

Pero al cabo de una semana no se ha esclarecido un hecho tan sencillo de investigar y esclarecer. Sólo se han limitado a apuntar como responsables de las “graves amenazas” a “la mano de obra desocupada”, “genocidas”, “represores”, “grupos de tareas” o como se quiera denominar a quienes se oponen a la ideología marxista bolivariana (de Castro, Chávez y Cia.)

Lisa y llanamente se descartaron otras líneas investigativas, si es que se realizó alguna investigación. Esto permite sospechar que nos encontramos ante una patraña pergeñada por personas enquistadas en el sistema democrático con las siniestras intenciones de someter a nuestro pueblo a una dictadura comunista y para lo cual no vacilaron, hasta ser derrotadas en el plano militar, en asesinar a miles de personas durante la década del ´70. Estas personas con denuncias de dudosa veracidad atribuyen responsabilidad en distintos hechos a “represores y genocidas”. Y lo mas grave, es que cabe sospechar que el Gobierno se limita a señalar culpables y condenarlos sin ninguna investigación.

Ya ocurrió algo parecido cuando a un robo común cometido contra el estudio jurídico de las doctoras Patricia Mendez Lissi y Lucila Puyol, se lo pretendió hacer pasar como un atentado con fines intimidatorios. Hasta se llegó a señalar el mensaje mafioso del atentado por haberse dejado en una escalera, "una estatuilla con las piernas rotas". En esa oportunidad, el montonero y actual Diputado Provincial Antonio Riestra manifestaba su solidaridad a las victimas del supuesto atentado manifestando a la prensa: Creo que se trata de un atentado que tiene la doble finalidad de obtener información o datos sobre las causas judiciales, y obviamente, dejar la impronta del mensaje mafioso demostrando que pueden atacar un domicilio cuantas veces quieran”. Solidaridad que no expresa a los ciudadanos que a diario somos victimas de los más variados hechos delictuosos. La investigación policial permitió la captura del autor del hecho y comprobar que se trataba de un robo común, lo que desvirtuó totalmente las imputaciones que hacían la Dra. Puyol y el montonero Riestra.

Ahora nos enteramos que José Ignacio Candioti y su esposa Susana Almeida eran funcionarios del Juzgado Federal de Reconquista, Provincia de Santa Fe. Luego Candioti es designado, hace menos de un año, Fiscal del Juzgado Federal de 1ª Instancia de Victoria, Entre Ríos. En ese carácter participa de los juicios en la Causa Brusa y en la Causa Área Paraná.


Esta designación motiva que el matrimonio Candioti – Almeida deba vivir separado por varios cientos de kilómetros en razón de sus respectivos empleos. Así las cosas, la Sra. Almeida de Candioti, habría iniciado infructuosas gestiones para ser trasladada a la Justicia Federal con asiento en alguna localidad cercana al trabajo de su esposo. Y ¡¡¡Oh. Casualidad!!! Justo ahora aparece el mensaje mafioso y amenazante contra la familia. Eso acelera el traslado tan ansiado.

http://www.politicaydesarrollo.com.ar/nota_completa.php?id=9512

El no esclarecimiento en tiempo y forma de un caso tan sencillo de resolver, como el de “las graves amenazas” denunciadas por Patricia Isasa, sirve de paradigma para incrementar las sospechas de que este tipo de denuncias podrían ser patrañas pergeñadas para descalificar a sectores que se oponen a sus ideologías.

Orlando Agustín Gauna

Ir a la Portada…

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada