martes, 15 de septiembre de 2009

La angustias del terror, relatada por un terrorista.

La angustias del terror, relatada por un terrorista.

Las crónicas periodísticas detallan Como al declarar en la Causa Brusa, el terrorista convicto y confeso Daniel Pedrazza, interrumpió su relato dos veces quebrado en llanto, primero cuando recordó un atentado explosivo en la casa de su padre y luego, las secuelas de por vida que la onda expansiva de dos kilos de trotyl dejó en su hermano menor.

Su experiencia como terrorista sería lo que le permitió calcular según el daño, que se trataba de dos kilos de trotyl que colocados de tal forma producirían tal efecto. Vaya uno a saber si no fue colocado el explosivo por sus camaradas montoneros delatados. Vale recordar declaraciones de
Leopoldo “Polo”Hadad, quien habría declarado a la publicación Sin Mordaza que en aquellos años,

a Pedraza
"había que pegarle para que se callara, y que no le importó involucrar a personas con tal de zafar"
.

http://www.sinmordaza.com/modules.php?name=News&file=article&sid=957

Hoy algunos medios se escandalizan por el grave daño sicológico causado al terrorista convicto y confeso Daniel Pedrazza.

Entonces cabe preguntarse. ¿Si semejante daño sicológico sufre un terrorista, cual es la magnitud del daño causado a simples ciudadanos, que a diario se desvelaban por el estallido de artefactos explosivos colocados por los terroristas de la banda Montoneros a la que Pedrazza pertenecía? Ciudadanos que no tenían conocimiento sobre explosivos solo sabían que “bomba” era sinónimo de muerte.

Muerte que los montoneros y las otras bandas terroristas sembraban en procura de la toma del poder, para transformar a nuestra Nación en otra “patria socialista”.

Patria socialista que los argentinos no buscamos. Prueba elocuente de ello, fue que la captura del terrorista convicto y confeso Daniel Pedraza, no la logró la policía. El terrorista convicto y confeso Daniel Pedrazza fue capturado por los propios ciudadanos que aceptaban el sistema democrático, con aciertos y errores. Sistema que les permite elegir libremente a sus representantes.

Cabe sospechar que al terrorista convicto y confeso Daniel Pedrazza no se le habrá caído ninguna lágrima por la muerte de cientos de inocentes, mujeres, niños, soldados conscriptos o simples Agentes de Policía asesinados por los terroristas de los que Pedraza hace su apología.

Entonces, ¿Cómo no justificar la sonrisa de Brusa?

Habrá pensado que “el muerto se asusta del degollado”

Orlando Agustín Gauna

Ir a la portada…




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada