miércoles, 30 de junio de 2010

Las mentiras suelen andar con zancos…

...con la intención de tener
las patas largas,
pero siempre
terminan a los tropezones

Desde hace varias décadas, delirantes trasnochados, intentaron convertir a nuestra patria en otro país satélite de la hoy inexistente U.R.S.S.
Ayudados con dinero, armas y adiestramiento por Cuba y otros países comunistas, procuraron la toma del poder mediante las armas, regando de sangre nuestro suelo, con infinidad de atentados terroristas (robos, secuestros y asesinatos).
Gracias al sacrificio de nuestras fuerzas armadas, de seguridad y policiales, con la colaboración del pueblo argentino que no vacilaba en denunciar a los delincuentes terroristas, se logró aniquilar su accionar criminal.
Pero con el advenimiento de la democracia, ya muerto Juan Domingo Perón, el Pueblo se encontraba sin otro líder capaz de enfrentar a estos enemigos del imperialismo, que toman Coca Cola y comen en Mc Donald’s.
Así, llamándose socialistas o progresistas, se enquistaron en los distintos partidos políticos y alcanzando distintos cargos en los gobiernos nacional, provinciales y municipales, comenzaron a llevar a cabo su feroz venganza contra quienes los había derrotado en el campo militar. Para eso no vacilaron en aliarse con individuos de la peor calaña. Designaron como presidente de la Comisión Nacional Sobre Desaparición de Personas al máximo adherente a todos los golpes militares de las últimas décadas, al escritor Ernesto Sábato.
Y armaron una lista diciendo que había habido casi 10.000 personas desaparecidas durante el gobierno militar. Al poco tiempo se comprobó que muchos de los “desaparecidos” gozaban de buena salud. Descubierta la mentira, hicieron otra lista “revisada”, donde el número de desaparecidos no llega a 5.000 personas. También se descubrieron falsedades en la nueva lista. Pero la mayoría de los medios silenciaron esas falsedades. Los llamados progresistas aprovecharon la complicidad de muchos periodistas e instalaron la cifra de 30.000 DESAPARECIDOS sin sustento alguno. Ya cuando la misma prensa empezó a desestimar esta cifra, instalaron el eslogan 30.000 MUERTOS Y DESAPARECIDOS.
En esta usina de mentiras, no podía faltar la abuelita sin nieto, con aspiraciones al premio Nobel de la Paz. Con denodado esfuerzo instaló el discurso de que había habido un “plan sistemático de apropiación de bebes”. Y con bombos y platillos anuncia haber recuperado un centenar de hijos de “desaparecidos”, que habían sido apropiados por los “represores”.
Si contamos al matrimonio apropiador tenemos a dos personas por cada hijo apropiado y les sumamos a los cómplices y partícipes de cada apropiación, estaremos llegando casi al millar de personas por lo menos procesadas por los distintos casos específicos de hijos recuperados. Sin embargo, los procesados por existir fundadas sospechas de que se han apropiado de hijos de desaparecidos, no llegan a la decena. Para sostener su mentira usan el argumento de que para preservar su intimidad no se dan los datos de los “nietos” recuperados ni de las familias “apropiadoras”.

Y mienten, mienten, mienten…
En Santa Fe, la abogada y militante de la agrupación H.I.J.O.S. Lucila Puyol, fue objeto de un robo, como cualquier hijo de vecino. Enseguida salieron a decir que era obra de los “represores” que le habían dejado un mensaje mafioso. El delincuente montonero y Diputado provincial Antonio Riestra se sumó a la perorata mediática. La policía que odian, aclaró el hecho y recuperó lo robado. Se trataba de un hecho más de la inseguridad que nos brindan. Los elaboradores de mentiras se llamaron a silencio, aguardando una nueva oportunidad para lanzar otra mentira.
Una inocente criatura hizo unos garabatos sobre la foto familiar de la esposa del Fiscal Federal José Candioti y a toda prisa salieron a denunciar amenazas de los “represores” y de paso, la amorosa esposa obtuvo el tan ansiado traslado a un destino cercano a su amadísimo esposo, aprovechando el bullicio de las inexistentes amenazas.
“Acá lo que llama la atención es que temporalmente ocurre cuando su marido empieza a actuar en la causa Brusa – subrayando – y territorialmente ocurre en el ámbito del propio Juzgado Federal de Reconquista donde también se investigan causas de lesa humanidad.” “Esto ocurrió dentro del Juzgado Federal de Reconquista – dijo el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Santa Fe, Héctor Superti a lo que remarcó - la mano amenazante entró al territorio de la justicia Federal de Reconquista”.¡¡¡qué payaso!!!
Y en este circo mediático no quiso quedar afuera quien dice haber sido la “preferida” del “Curro” Ramos. Patricia Isasa, recibió un mensaje donde se le avisaba que lo de las menazas a la esposa del Fiscal Candioti no eran tales y armó un escandalote de aquellos. “Había recibido graves amenazas mediante mensajes de texto”. Los energúmenos de siempre salieron a repudiar las inexistentes amenazas. En ese repudio no podía estar ausente nuestra “ilustrísima” Vice Gobernadora Doña Griselda Tessio.
En conocimiento del texto de los mensajes y de la remitente de los mismos, pedí información para conocer en que Juzgado se había radicado la denuncia por las inexistentes amenazas. Los funcionarios de turno que no podían desconocer la inexistencia de las amenazas, negaron la información requerida.Finalmente, con todos los elementos de juicio necesarios, formalicé una denuncia penal para que se investigue si la Arquitecta Patricia Isasa no había incurrido en una falsa denuncia.
El lunes 28 de junio, fui citado por la policía para presentarme al día siguiente ante el Juzgado de Instrucción de la 7ª Nominación.
Al concurrir, amablemente se me informó que estaba llamado a prestar declaración testimonial con relación a la denuncia contra
la Arquitecta Patricia Isasa.
Parece ser que a este Juzgado no llegó la mano negra del Procurador Nacional Don Esteban Righi.
Se me permitió declarar libremente y mis palabras fueron transcriptas de manera textual. Así pude fundamentar mis dichos sobre la sospecha de la falsedad de la denuncia de la Arquitecta, por la premura en atribuir a los “represores” cualquier hecho adverso a los intereses de estos “progres”. Quedando expresa constancia de la apresurada atribución del robo a la abogada Lucila Puyol a los “represores”, lo ya manifestado respecto a las inexistentes amenazas a la esposa del Fiscal Candioti, y el contumaz esfuerzo de estos energúmenos, que sin respeto alguno por sus propios muertos, pretende utilizar el robo seguido de muerte, sufrido por la Sra,. Silvia Suppo, como un crimen político, cuando el hecho ya ha sido totalmente esclarecido.
Las mentiras que tienen patas cortas, a veces usan zancos para alargar sus patas, pero siempre terminan a los tropezones.

Orlando Agustín Gauna

Ir a la Portada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada