miércoles, 5 de enero de 2011

El pacto Cristina Kirchner - Ricardo Alfonsín

Los pactos espurios se hacen a escondidas. 
Ayer fue el pacto MenemAlfonsín. Hoy se repiten los signos políticos de quienes pactan. También se repite el apellido Alfonsín. Hoy la otra parte no es Menem, pero es quien también ejerce la titularidad del Poder Ejecutivo Nacional.
La promocionada ley de reforma política que el kirchnerismo impulsó en diciembre de 2009, no fue reglamentada en su totalidad.
¿Los motivos? El circo para la gilada.
Lo cierto es que el Gobierno Nacional acordó no terminar de reglamentar la ley, y que sea la justicia la que declare la inaplicabilidad de la Ley para no pagar el costo político de borrar con el codo lo que había escrito con la mano. Mientras que Ricardo Alfonsín y sus secuaces mirarán para otro lado poniendo la mejor cara de “yo no fui”.
Ni a los K ni a los alfonsinistas les conviene ir a internas abiertas y obligatorias. Ambos bandos dominan sus respectivos aparatos partidarios y en internas cerradas tienen asegurados sus triunfos. Lo que no estaría garantizado en internas abiertas y obligatorias.
Pactos espurios, entre gente de la misma calaña.

Alejandro Tullio, quien Participó de la Convención Nacional Constituyente en carácter de Prosecretario del Bloque de la Unión Cívica Radical y hoy Director Nacional Electoral del Ministerio del Interior afirma "no hay nada que impida la realización de esas primarias", refiriéndose a las tan anunciadas primarias abiertas y obligatorias que dicen se van a realizar el próximo 14 de agosto.
El todavía ministro del Interior, Florencio Randazzo, se enoja cuando se le insinúa una posible suspensión.
El juez Alberto Dalla Vía, integrante de la Cámara Nacional Electoral, señaló que “le hemos planteado al Poder Ejecutivo con toda firmeza y se lo hemos reclamado varias veces que necesitamos la reglamentación de aspectos de la norma que faltan, que están carentes de reglamentación, y donde no alcanza con las facultades que podemos tener nosotros como tribunal de justicia. Nosotros como Cámara Electoral superior  en la material electoral, podemos unificar criterios jurisprudenciales con las Juntas Electorales, o con los jueces electorales, pero no podemos reglamentar aspectos de las normas”.
La nueva Ley Electoral fue aprobada por el Congreso en diciembre del 2009, pero aún no fue reglamentada. “Hay temas muy sensibles que tiene que reglamentar el Poder Ejecutivo, por ejemplo todo lo referido a la publicidad oficial y la regulación de la campaña, y de ahí en más muchos aspectos que requieren de una reglamentación”, advirtió Dalla Vía.
“Creemos que es imprescindible que se reglamenten varios aspectos para que la elección se pueda llevar adelante”, afirmó.

El circo está montado. La función va a comenzar...


Orlando Agustín Gauna

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada