viernes, 20 de enero de 2012

Dr. Juan Guillermo Valera. Carta abierta para usted.

Señor Coordinador del Programa Verdad y Justicia del
Ministerio de Justicia y Derechos Humanos
Dr. Juan Guillermo Valera
Las informaciones periodísticas dan cuenta de que Ud. mediante una carta dirigida puntualmente al juez de Cámara subrogante, Manuel López Arango acusó al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Fe por su decisión de otorgar permisos para salidas transitorias a Víctor Brusa, Eduardo Curro Ramos y María Eva Aebi de "ignorancia de la ley o bien una clara voluntad de su violación".


Creo que en un Estado democrático, con plena división de poderes, usted como parte de uno de esos poderes, debería dirigir su denuncia contra acciones de otro poder del Estado, por los canales correspondientes,.
Pero al estilo de las perimidas dictaduras comunistas, Ud. remite una carta a un miembro de otro poder del Estado, “retándolo”. Página 12 titula la noticia: DURA REPRIMENDA DE LA NACION A LOS JUECES POR SALIDAS DE REPRESORES.
Cabe suponer que Ud. trata de amedrentar a los jueces que otorgaron las salidas transitorias a personas procesadas que llevan una exagerada cantidad de años privadas de su libertad, y que deben ser considerados y tratados como inocentes mientras no exista condena firme en su contra. Cabe suponer que Ud. siguiendo el pensamiento de la que quería ser madre adoptiva del parricida Sergio Mauricio Schoklender, también opina que “al enemigo, ni justicia”.
Ud. alude a los episodios de prefuga en que ya incurrieron los condenados y falta doblemente a la verdad, MIENTE. De que episodios de prefuga habla con respecto a María Eva Aebi y Victor Brusa. No aclara a la opinión pública que están condenados, pero sin sentencia firme.
Yo he visitado a Eduardo Ramos cuando estaba detenido en el cuartel de Bomberos Zapadores de Santa Fe, y no se fugaba porque no quería. Creo que hasta hubiera cooperado con él si se hubiera querido fugar. Pero Ramos, como la mayoría de los imputados, aún sabiendo el “circo” que montan en cada juicio, está dispuesto a defenderse dentro de los marcos legales aun a sabiendas de que están siendo juzgados por jueces prevaricadores e intimidados por el poder político. Como ejemplo, traigo a colación la renuncia del Dr. Martín Gutiérrez, que fundamentara "como consecuencia de la VIOLENCIA MORAL y PSIQUICA que me embarga, producto de las recientes declaraciones y amenazas, de público y notorio, surgidas desde el mismo seno del Estado Nacional.”


La información periodística señala que: las víctimas --que se encuentran "descorazonadas"- esperan una rápida resolución que revoque este beneficio. "No tiene antecedentes, es absolutamente desmesurado. Esperamos una inmediata corrección de Casación. No se le ha concedido a los responsables de ningún tipo de delitos en la Argentina, es inaudito que se aplique para los responsables de los delitos más graves que se han cometido en el país", había indicado a Rosario/12 el abogado querellante Guillermo Munné.
¿Victimas descorazonadas?
¿A qué victimas se refieren? No creo que se refiera a las inocentes víctimas de los miles de atentados terroristas que cometieron los criminales montoneros, erpianos y otros de la misma calaña. Porque estas víctimas y sus deudos, si están verdaderamente descorazonadas, al ver que los sanguinarios terroristas y sus deudos, son beneficiados con jugosas indemnizaciones y acomodados en distintos cargos públicos, mientras a ellos se los sume en el olvido.
Y estos criminales terroristas, no pueden alegar que luchaban contra ninguna dictadura. Su objetivo era la toma del poder para imponer una dictadura marxista. Sus acciones subversivas las cometieron durante gobiernos de facto o de iure.
En estos días se cumplen dos aniversarios de hechos cuya falta de recordación demuestran de manera palmaria, la parcialidad con que se aplica el slogan “verdad y justicia”. Los criminales ataques al Regimiento de Azul, cometido durante la presidencia del Gral. Juan D. Perón y al Regimiento de La Tablada, cometido durante la presidencia del Dr. Raúl Alfonsín. En ambos casos, las acciones criminales estuvieron dirigidas por otro “defensor de los derechos humanos”, el delincuente terrorista Gorriarán Merlo. En ambos casos, Perón y Alfonsín, habían sido electos en comicios democráticos.
Su accionar me trae a la memoria expresiones del terrorista Roberto Felicetti, uno de los participantes del asalto al Regimiento de La Tablada, cometido contra el gobierno de Raúl Alfonsín, Presidente electo en comicios democráticos, quien justificando el criminal asalto, manifestó: “que la fuerza de los hechos y nuestro compromiso nos llevaron a tomar esa actitud ante las claudicaciones del gobierno y de la mayoría de la dirigencia política”. Ustedes pisotean la Constitución y las leyes. Resulta obvio que la democracia para ustedes es solo una palabra carente de todo valor.
El Decreto 606/200 de creación de ese Programa, en sus fundamentos acota que: los hechos violentos y amenazas contra personas vinculadas a las causas judiciales en las que se investigan los delitos del terrorismo de Estado han impactado negativamente en la sociedad, y exigen una respuesta estatal enérgica y efectiva que garantice el avance del proceso de verdad y justicia. De esas amenazas, los santafesinos tenemos sobradas experiencias. La Sra. Susana Almeida esposa del Fiscal Federal José Candioti, hizo un escandalete circense al que se sumaron las voces de sus secuaces ideológicos por unas supuestas amenazas que no existieron, pero que sirvieron para que se le concediera el traslado a un destino próximo a su esposo.


Otra “amenazada” fue Patricia Isasa que denunció unas amenazas que no fueron tales y que dieron lugar a que yo mismo la denunciara por falsa denuncia. Sin embargo, los dichos de esta falsa denunciante, sirvieron para que jueces acosados por el poder político, condenaran en primera instancia a acusados por delitos de lesa humanidad. 
Por el asesinato de Silvia Suppo, también pretenden tergiversar la investigación para desincriminar a los culpables y condenar a inocentes, buscando la complicidad del Juez Federal de Santa Fe, Reynaldo Rodriguez, quien desde hace años tiene cajoneada una denuncia que involucra a funcionarios políticos y empresarios del transporte.
El mismo decreto establece entre sus funciones “Realizar un seguimiento integral del proceso de verdad y justicia vinculado con la investigación de los crímenes cometidos por el terrorismo de Estado”. Vale decir que solo le importa la mitad de la verdad y la mitad de la justicia.


Hoy usted representa una ideología totalitaria, ajena a la convivencia democrática que anhelamos los argentinos. Los que como yo, amamos la democracia, seguiremos bregando por los caminos legales hasta que usted y los de su calaña sean apartados de los cargos que tan indignamente ocupan.
Dios y la Patria lo demandan


Orlando Agustín Gauna


Ir a la Portada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada