sábado, 30 de abril de 2011

No hay niño feo…

…ni muerto malo.
Como decía mi abuela: “no hay que tenerle miedo a los muertos, hay que tenerle miedo a los vivos que son los que te pueden hacer mal”

Ha muerto Ernesto Sábato.
Para el “historiador” Pacho O`Donnell, ha muerto un hombre de la democracia. 
Al leer que Pacho O`Donnell,  al referirse a la muerte de  Ernesto Sábato, afirmó que ha muerto un hombre de la democracia, veo que cobra plena vigencia la expresión: “a la historia la escriben los vencedores”.
En su sitio http://www.odonnell-historia.com.ar/ dice, que: “Su producción historiográfica puede ser considerada dentro del neorrevisionismo, con la propuesta de iluminar aspectos ocultos o escamoteados de nuestra historia oficial. ” 
¡Cuánta verdad! Pacho O`Donnell se preocupa por iluminar la historia oficial.  No le importa esclarecer la historia.
Los criminales terroristas derrotados en el campo militar, por nuestras fuerzas armadas con el apoyo del pueblo argentino, con el restablecimiento de la democracia, supieron enquistarse en los distintos partidos políticos, y ahora desde el gobierno, como “vencedores políticos”, escriben la historia oficial.

Existen individuos que para obtener prebendas o beneficios económicos, trataron de acomodarse con el gobierno de turno. El célebre y reconocido escritor Don ERNESTO SÁBATO (¿Cuántas décadas hace que no publica un libro?) era uno de ellos.
En septiembre de 1955 un GOLPE MILITAR derroca al entonces presidente Juan Perón. SABATO, en sintonía con los gobernantes de turno, afirma: “En toda revolución hay vencidos. En ésta, los vencidos son la tiranía, la corrupción, la degradación del hombre, el servilismo. Son vencidos los delincuentes, los demagogos, los torturadores. Personalmente, creo que los torturadores deberían ser sometidos a la pena de muerte”.
Los vientos cambian y SÁBATO se prepara. Un presidente constitucional, Arturo Frondizi, es elegido en elecciones y el acomodaticio escritor pasa a desempeñarse como funcionario en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Tiempo después, atisbando nuevos vientos, se aleja.
En junio de 1966 un GOLPE MILITAR derroca al Presidente Arturo Illia. SÁBATO se manifiesta públicamente afirmando: “Creo que es el fin de una era. Llegó el momento de barrer con prejuicios y valores apócrifos que no responden más a la realidad. Debemos tener el coraje para comprender (y decir) que han acabado, que habían acabado instituciones en las que nadie creía seriamente. ¿Vos creés en la Cámara de Diputados? ¿Conocés mucha gente que crea en esa clase de farsas? Ojalá la serenidad, la discreción, la fuerza sin alarde, la firmeza sin prepotencia que ha manifestado Onganía en sus primeros actos sea lo que prevalezca, y que podamos, al fin, levantar una gran nación”.

Dos meses después del GOLPE MILITAR de 1976, cuatro escritores: Jorge Luis Borges, ERNESTO SÁBATO, Horacio Esteban Ratti y Leonardo Castellani, almorzaron con el general Videla. Luego del almuerzo, SÁBATO manifestó a la prensa: “Es imposible sintetizar una conversación de dos horas en pocas palabras, pero puedo decir que con el presidente de la Nación hablamos de la cultura en general, de temas espirituales, históricos y vinculados con los medios masivos de comunicación”. Luego afirmó: “Hubo un altísimo grado de comprensión y respeto mutuo”, y explicó que fue “una larga travesía por la problemática cultural del país. Se habló de la transformación de la Argentina, partiendo de una necesaria renovación de su cultura”. Finalmente resaltó su opinión sobre el Jefe del GOLPE MILITAR: “El general Videla me dio una excelente impresión. Se trata de un hombre culto, modesto e inteligente. Me impresionó la amplitud de criterio y la cultura del presidente”.
  


En el año 1978 declaraba a una revista alemana: “La inmensa mayoría de los argentinos rogaba casi por favor que las fuerzas armadas tomaran el poder”… “Los extremistas de izquierda habían llevado a cabo los más infames secuestros y los crímenes monstruosos más repugnantes. Sin dudas, en los últimos meses en nuestro país, muchas cosas han mejorado: las bandas terroristas armadas han sido puestas en gran parte bajo control”.
Pero “cambia… todo cambia” y SÁBATO también. En 1984, con el retorno de la democracia, ERNESTO SÁBATO preside la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (CONADEP), que redactó el "Informe SÁBATO" sobre los desaparecidos durante la dictadura entre 1976 y 1983. Para congraciarse más aún con el gobierno de turno, se esmeró en aumentar el número de desaparecidos, haciendo figurar casi diez mil desaparecidos. (Todavía no se había acuñado el número de 30.000 DESAPARECIDOS).
En el "Informe SÁBATO" se hizo figurar como desaparecidos a la actual Ministra de la Corte Suprema de Justicia, Dra. Carmen Argibay Molina, al actual Procurador de la Corte, Dr. Esteban Righi. También figuraba el Dr. Alfredo Humberto Meade, Juez que llevara por un tiempo la causa contra el Padre Grassi. Tanto “esmero” de SÁBATO obligó a que se corrigiera la lista de desaparecidos. Esta nueva lista no alcanza a los cinco mil desaparecidos y como corresponde a Trucholandia, en esa lista, quedaron firmemente agarrados, muchos desaparecidos truchos.
Ahora Ernesto Sábato, ha pasado a integrar la infinita lista de los MUERTOS BUENOS. Ahora no necesita acomodarse a los gobiernos de turno. Solo debe esperar la bondad divina.
Dios se apiade de su alma.

Orlando Agustín Gauna

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada